Saber mirar es saber amar

Canción de Cuna (Jose Luis Garci)

Siguiendo con el tema de la mirada que iniciamos en el post “Si las miradas hablaran”, y al hilo de esta frase de la inolvidable película, me gustaría compartir con vosotros algo en lo que siempre he creído y es la fuerza de nuestra mirada; no ya sólo, como decía en el post anterior, por la capacidad de comunicación sino porque nuestra mirada puede “re-crear” todas las cosas. Hablando así parece que nos estemos metiendo en un terreno farragoso entre lo religioso y lo misterioso, sin embargo, más allá de todo 1235173_629574603754307_1643552566_neso, estoy hablando de una realidad que acontece y que para nuestro cerebro es como una “ley”… lo que no “veo” no existe; por tanto, lo que "veo, existe". Todos hemos tenido alguna experiencia de que un pensamiento negativo o positivo al inicio de nuestro día ha teñido el resto del día o de la jornada. Si al levantarnos tenemos una circunstancia adversa, un acontecimiento negativo, o simplemente algo “se sale de lo esperado” puede teñir toda esa jornada de un matiz gris, que nos quite la alegría y la motivación.

mirada-enamorada“El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada" (Gustavo Adolfo Bécquer) En otros post hemos tratado el tema de la comunicación y ahora me gustaría centrarme en la mirada como una parte central de nuestra forma de comunicarnos. Aquello de que “los ojos son el espejo del alma”, podemos interpretarlo como que nuestros ojos pueden comunicar mucho más (en cantidad y calidad) que nuestras palabras, incluso aunque nosotros no nos demos cuenta o pretendamos no comunicar lo que realmente sentimos.

20140223_163001"La motivacíon nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar" (Jim Ryun) Hace poco tiempo, un amigo nuestro nos comentó que le gustaría comenzar desde cero, caminar sintiéndose libre sin lastres. Esto me hizo pensar que hay momentos en nuestra vida que nos apetecería dejar atrás todo lo que hemos vivido, construido, experimentado y “surcar nuevos mares”.

cerebro-creativo"El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada" (Johann Wolfgang Goethe) Ya he hablado en otro post sobre el pensamiento divergente o lateral; en este momento vamos a aplicar este tipo de pensamiento a lo que llamamos “errores”. Te has equivocado alguna vez? Te has arrepentido de cosas que has hecho o de algunas que te hubiera gustado hacer y nunca hiciste? La respuesta a estas preguntas parece muy sencilla y, sobre todo, parece “llevar a un callejón sin salida” y a cargar un pesado lastre sobre la persona que responde. Pero, nada más lejos de mi intención. Si estamos de acuerdo con la frase del inicio, el acto de “equivocarse” viene emparejado con la acción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies