SI LAS MIRADAS HABLARAN…!

mirada-enamorada“El alma que hablar puede con los ojos también puede besar con la mirada” (Gustavo Adolfo Bécquer)

En otros post hemos tratado el tema de la comunicación y ahora me gustaría centrarme en la mirada como una parte central de nuestra forma de comunicarnos.

Aquello de que “los ojos son el espejo del alma”, podemos interpretarlo como que nuestros ojos pueden comunicar mucho más (en cantidad y calidad) que nuestras palabras, incluso aunque nosotros no nos demos cuenta o pretendamos no comunicar lo que realmente sentimos.

Por tanto, podemos afirmar que las miradas “hablan”, y de qué manera! Una mirada puede ser mucho más clara (nunca mejor dicho) que miles de palabras en un discurso grandilocuente.

Nuestra mirada sirve para enamorar a otra persona o para hacerla sufrir por miedo a nuestro rechazo o nuestra ira; puede utilizarse para establecer acuerdos comerciales o para confirmar una pretendida amistad.

Algunas de las miradas más estudiadas y, quizás, utilizadas:

  • Mirada fija: Si es una persona conocida puede indicar que muestra interés en lo que estamos comentando o haciendo; mientras que si se trata de un desconocido podemos sentirla como intrusiva y agresiva por lo que nos sentiremos hostiles hacia esa persona. En primer lugar, desviaremos la mirada (como hacen habitualmente el resto de los animales para mostrar sumisión) y si continúa mirándonos nos sentiremos amenazados.
  • Mirada de reojo: Cuando observas o eres observado de este modo puedes estar transmitiendo desconfianza e incluso cierta agresividad, pero si las cejas (al menos una de ellas) están levantadas, se transmite interés e incluso seducción y complicidad.
  • Mirada social: hay estudios que indican que en los encuentros sociales cerca del noventa por ciento del tiempo se utiliza este tipo de mirada que se dirige al triángulo que se forma entre los ojos y la boca. Comunica cordialidad, apertura y empatía. La otra persona nos percibirá como interlocutores no agresivos. Suele producirse, no obstante, cuando alguien tiene interés en otra persona.
  • Mirada íntima: Es el tipo de mirada que tiene lugar cuando a una persona le atrae físicamente otra. Comienza dirigiéndose a los ojos, para seguir hacia otras partes del cuerpo (en las mujeres se nota menos gracias a su visión periférica más amplia). Habitualmente suelen mirarse 2 veces y luego regresan al rostro. Si esta mirada es devuelta de la misma manera, significa que también hay atracción por parte del otro.
  • Mirada dominante: La mirada también puede reflejar el poder y la seguridad de una persona así como la sumisión. Imaginamos que la otra persona tiene un “tercer ojo” en medio de la frente y miramos directamente al triángulo formado por este “tercer ojo” con los otros dos.
    Una mirada segura y mantenida ante una mirada menos frecuente, esquiva y mirando hacia el suelo nos dirá mucho de quién ejerce el poder entre dos personas.

Tenemos que practicar para poder llegar a distinguir cada tipo de mirada, porque ello nos puede facilitar la comprensión de la relación que estemos entablando, ya sea comercial, de amistad… y nos ayuda a entender si nuestro interlocutor está “conectado” con nosotros o está deseando “salir corriendo”.

Pero tenemos que tener cuidado para no hacer una interpretación únicamente a partir de los datos que nos puede ofrecer la mirada… hay muchos otros gestos y señales que analizados en conjunto nos pueden ayudar a comunicarnos mejor.

Más adelante seguiremos profundizando con el lenguaje del cuerpo y cómo nos puede ayudar a mejorar nuestra comunicación; cómo puede ayudarnos a ser más eficaces y eficientes en nuestras relaciones.

¿Has utilizado alguna vez estos tipos de mirada? ¿Conoces otros estilos de mirar? ¿Qué otra información podemos descubrir a través de la mirada?

Javier Álvarez



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies