RE-CREA TU REALIDAD

Saber mirar es saber amar

Canción de Cuna (Jose Luis Garci)

Siguiendo con el tema de la mirada que iniciamos en el post “Si las miradas hablaran”, y al hilo de esta frase de la inolvidable película, me gustaría compartir con vosotros algo en lo que siempre he creído y es la fuerza de nuestra mirada; no ya sólo, como decía en el post anterior, por la capacidad de comunicación sino porque nuestra mirada puede “re-crear” todas las cosas.

Hablando así parece que nos estemos metiendo en un terreno farragoso entre lo religioso y lo misterioso, sin embargo, más allá de todo 1235173_629574603754307_1643552566_neso, estoy hablando de una realidad que acontece y que para nuestro cerebro es como una “ley”… lo que no “veo” no existe; por tanto, lo que “veo, existe”.

Todos hemos tenido alguna experiencia de que un pensamiento negativo o positivo al inicio de nuestro día ha teñido el resto del día o de la jornada. Si al levantarnos tenemos una circunstancia adversa, un acontecimiento negativo, o simplemente algo “se sale de lo esperado” puede teñir toda esa jornada de un matiz gris, que nos quite la alegría y la motivación.

Si somos capaces de volver a mirar ese mismo acontecimiento como una posibilidad de aprendizaje, un reto que nos va a llevar a crecer o incluso un trampolín hacia lo que verdaderamente deseo, nos damos cuenta que nuestra actitud, emociones, pensamientos e, incluso, acciones cambian.

Una sola mirada puede re-crear un acontecimiento; pero también puede recrear una cosa o incluso a una persona.

Si miramos desde el orgullo o el desprecio a una persona la estamos recreando desde lo más negativo de si misma y, muy probablemente nos responda desde donde la hemos “re-creado”; mientras que si somos capaces de “mirar” a una persona desde lo más profundo y potente de su potencialidad (efecto Pigmalión o profecía autocumplida), la persona nos sorprenderá brillando desde lo mejor de su personalidad.

Incluso, más allá de la mirada hacia la realidad y hacia los demás… ¿cómo nos miramos a nosotros mismos? Esto tiene mucho que ver con el mundo de las creencias y valores que manejamos cuando pensamos o nos referimos a nosotros mismos. Si uno se percibe a sí mismo como un perdedor, o como un vencedor, o como un superviviente… va a cambiar de forma radical su actitud, fu forma de relacionarse,… en definitiva, de vivir.

Para poder mirar de esta forma re-creadora, hemos de tener una mirada limpia, transparente y sin prejuicios; una mirada que sea capaz de creer en la realidad como una aliada y nunca como una amenaza.

Con la mirada reinterpretamos la realidad pero la realidad es mucho más de lo que nosotros interpretamos, e incluso es algo mucho más allá de lo que nosotros podemos llegar a percibir.

Cómo podemos educar nuestra mirada? Atento a los siguientes 3 pasos:

  1. Se consciente de que la realidad es más grande de lo que puedo llegar a “abarcar”. En PNL se dice que “el mapa no es el territorio” haciendo referencia a esta diferencia entre la realidad y lo que yo percibo de ella.
  2. Focaliza en aquellos aspectos de la realidad que te ayudan a crecer, a desarrollarte como persona y profesional, a vivir con alegría, motivación y entusiasmo. Algunas personas pueden pesar que eres un “iluso”, que vives en la “flower power” pero que “no estás en la realidad”; no se dan cuenta que, el mismo sesgo, pero al contrario, lo tienen ellos porque focalizan en lo negativo y con ello se
  3. Celebra todo lo que consigas y lo que consigan los demás, como si se tratara de una suma de energías. Busca sinergías en todo lo que te rodea y en quienes te rodean.

Cómo afecta tu mirada a tu realidad cotidiana?

Crees que puedes cambiar la realidad que vives “enfocando” de otra manera?

Cuál es el siguiente paso que vas a dar para cambiar tu “forma de mirar”?



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies