Prosopagnosia1La mente intuitiva es un don sagrado, la mente racional un sirviente fiel. Es paradójico que en el contexto de la vida moderna adoremos al sirviente y profanemos al divino”  (Albert Einstein) Oliver Sacks, es un neurólogo inglés que ha escrito importantes libros sobre sus pacientes, como Despertares (Awakenings) en 1993, libro en el que se basó la película de 1990 “Despertares” dirigida por Penny Marshall. Escribió también El hombre que confundió a su mujer con un sombrero donde narra  las diferentes e insólitas “aberraciones” de la percepción del ser humano. El libro cuenta 24 historias de pacientes, agrupadas en 4 partes llamadas Pérdidas, Excesos, Arrebatos y El mundo de los simples.

20140223_163001"La motivacíon nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar" (Jim Ryun) Hace poco tiempo, un amigo nuestro nos comentó que le gustaría comenzar desde cero, caminar sintiéndose libre sin lastres. Esto me hizo pensar que hay momentos en nuestra vida que nos apetecería dejar atrás todo lo que hemos vivido, construido, experimentado y “surcar nuevos mares”.

cerebro-creativo"El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada" (Johann Wolfgang Goethe) Ya he hablado en otro post sobre el pensamiento divergente o lateral; en este momento vamos a aplicar este tipo de pensamiento a lo que llamamos “errores”. Te has equivocado alguna vez? Te has arrepentido de cosas que has hecho o de algunas que te hubiera gustado hacer y nunca hiciste? La respuesta a estas preguntas parece muy sencilla y, sobre todo, parece “llevar a un callejón sin salida” y a cargar un pesado lastre sobre la persona que responde. Pero, nada más lejos de mi intención. Si estamos de acuerdo con la frase del inicio, el acto de “equivocarse” viene emparejado con la acción.

cansado“Los hombres al pensar ansiosamente en el futuro, olvidan el presente de tal forma que acaban por no vivir ni en el presente, ni en el futuro. Y viven como si nunca fuesen a morir. Y mueren como si nunca hubiesen vivido.” (Dalai Lama) En el post anterior hemos tratado de relaciones “vampirizantes”; es decir, personas que van por la vida robando la energía emocional (aunque no sólo) a los demás, y cómo también nosotros  podemos actuar de forma vampírica en alguna ocasión. Hoy vamos a tratar del proceso que se produce dentro de nosotros cuando, en ocasiones, nos vampirizamos a nosotros mismos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies